¿Burbuja 2.0? En Forbes no lo tienen tan claro

Esta semana, Jon Bruner, uno de los blogueros de Forbes, recogía en uno de sus artículos esta completísima infografía producto del trabajo conjunto de Kiss Metrics y FeeFighters y que analiza datos desde finales de los 90 (justo antes de la burbuja punto com del año 2000) hasta el momento actual.

A la luz de las cifras, parece evidente que, aún de producirse la tan traída y llevada “burbuja 2.0”, el impacto no sería equivalente en términos económicos. Como señala Jon Bruner, en la actualidad diversas medidas garantizan que las inversiones de capital riesgo en empresas tecnológicas sean más moderadas. Sin olvidar, claro que la base actual de usuarios de Internet es indudablemente más vasta de lo que era entonces (con había diez veces más internautas en 2010 que en 2000), que la cultura tecnológica se ha disparado entre todos los segmentos de la población (por no hablar de los nativos digitales) y que los nuevos dispositivos permiten la conexión en cualquier momento, en cualquier lugar.

Otro aspecto interesante es el relativo a los datos económicos de Facebook, Groupon, Zynga y el resto de jugadores destacados en el mercado de Internet actual y el hecho de que, a diferencia de lo que sucedía en el cierre del siglo XX, estas empresas estén cerrando ejercicios con (notables) beneficios y, especialmente, que hayan conseguido desarrollar servicios de los que los usuarios no sólo hacen uso sino que además demandan de manera ingente… ¿alguien se imagina la reacción si Facebook decidiera “cerrar” aunque fuera una semana?

Infografía: ¿Boom o burbuja tecnológica?

Anuncios

Los cupones y ofertas diarias y su potencial para captar y fidelizar clientes

A estas alturas deben de quedar pocos compradores online a los que no les resulten familiares los nombres de Groupon, Groupalia, Let’s Bonus, Cuponing… El modelo de negocio es bastante sencillo: la plataforma pone a disposición de los anunciantes su base de socios, entre los que distribuye diferentes ofertas de negocios locales o nacionales durante un periodo de tiempo limitado a cambio de recibir un porcentaje del gasto realizado por sus usuarios.

Cuponing - MundoOfertasEl sistema ha tenido gran acogida entre los usuarios dispuestos a conseguir buenos precios en restaurantes, servicios de belleza, viajes… y nuestra experiencia y la de establecimientos que ya han probado este sistema coinciden en su éxito a la hora de atraer clientes y la gran ayuda que suponen a la hora de dar a conocer un pequeño negocio.

La cuestión que se plantea en un reciente artículo de eMarketer, basándose en diferentes encuestas y estudios, es ¿sirven estas ofertas diarias para fidelizar a los clientes y conseguir visitas recurrentes?

Captación real de nuevos clientes

Una de las preocupaciones de los negocios a la hora de ofrecer una oferta de este tipo es la de alcanzar efectivamente a una masa de nuevos usuarios y no a sólo perder parte del ticket de alguien que ya era cliente.

Los resultados de un estudio llevado a cabo por ForeSee reflejan que el 38% de los compradores de cupones ya son clientes habituales del negocio ofertado frente al 31% de clientes nuevos. Sin embargo, nada desdeñable es el valor de este sistema para fomentar la fidelización de clientes habituales y, en mucha menor medida, para la recaptación de clientes perdidos:

Marketing online: Fidelización en ofertas diarias

Fuente: Resultados del Estudio realizado por ForeSee, vía eMarketer

Otra encuesta llevada a cabo por la Rice University entre diferentes negocios que probaron los sistemas de cupones de ofertas para difundir sus promociones, eleva la cifra de visitas de nuevos clientes al 77% de las ventas y afirma que el 20% de ellos se convierten en clientes habituales del negocio.

Al preguntar directamente a los clientes estas cifras de fidelización se elevan considerablemente (tal vez por la dificultad en algunos negocios para detectar una visita recurrente) Así, cuestionarios realizados por como en los cuestionarios realizados por ConsumerSearch.com y The About Group ponen de manifiesto que la mayoría de usuarios que utilizaron un descuento se mostraron propensos a repetir y un 53% se convirtió en cliente habitual.

Otro punto de vista es el de Technomic que centrándose únicamente en los resultados referidos a locales de restauración, concluyó que según las afirmaciones de los usuarios encuestados un 48% eran clientes nuevos, un 67% repitió visita ya sin cupón descuento y un 83% acabaron recomendándolo a familiares y amigos.

Más allá de la conversión a ventas

Pese a que las cifras de los estudios difieran entre sí, también hay que tener en cuenta que el impacto real de una campaña de oferta diaria no se pueden cuantificar de forma directa, ni traducir los beneficios generados únicamente calculando la conversión a ventas. Cada una de estas plataformas envían diariamente miles de emails (y cualquiera que esté suscrito a alguno de estos portales puede dar fe de lo difícil de ignorar que es su presencia en la bandeja de entrada) lo que, inddablemente, supone un importante impulso a nivel de branding, comparable al de una campaña CPM al estilo más tradicional, algo que no todos los pequeños negocios podrían permitirse.

En las manos de las propias “cuponeras” está ahora no reventar la propia burbuja que está generando la presencia cada vez mayor de compañías similares con la consecuente avalancha de comunicaciones para los usuarios, manteniendo una relación de equilibrio y una presión comercial que no acabe canibalizando a los propios anunciantes y, especialmente, cualificando sus bases de datos y cuidando la calidad de sus registros, más allá del mero trompeteo del número de socios de su plataforma.