“Stay hungry, stay foolish” y el infinito legado de Steve Jobs

 Apple ha perdido a un visionario y a un genio creativo. El mundo ha perdido a un ser humano excepcional. Y aquellos que hemos tenido la fortuna de conocer y trabajar con Steve hemos perdido a un amigo querido y a un maravilloso mentor. Steve deja atrás una compañía que solo él podía haber construido. Su espíritu siempre será el espíritu de Apple.

Con estas palabras dan su último adiós a Steve Jobs desde la web de Apple el día en que todo el mundo tecnológico está de luto por la pérdida de uno de los indudables (y escasos) genios de nuestro tiempo.

No era buena señal su ausencia en la presentación del nuevo iPhone el pasado martes, donde Tim Cook se estrenaba como CEO de la compañía después de que Jobs se viera obligado a abandonar su puesto el pasado agosto (por problemas de salud asociados al cáncer de páncreas contra el que llevaba luchando desde 2004); apenas un día después llegaba la noticia: su enfermedad se lo había llevado.

El legado que deja es difícil de resumir en pocas líneas: en sus 56 años de vida tuvo tiempo de crear una compañía desde cero, en 1976 en un garaje de California y junto a su amigo Wozniak, y poner en el mercado los primeros ordenadores personales con una manzana; de ser despedido de la propia empresa que había fundado y le había hecho millonario menos de diez años después; de levantar la cabeza y adquirir una unidad de animación por ordenador de Lucasfilm, que se encargaría de convertir en Pixar; de volver a Apple en 1991 después de que la compañía adquiese NeXT, otro de los proyectos que había puesto en marcha en esos años; de levantar la compañía del declive y transformar la industria musical con el lanzamiento de iPod e iTunes; de revolucionar el mercado de los teléfonos con iPhone, reinventar el concepto de tablet con iPad y de convertir sus ordenadores (y cada uno de los productos que presentaba) en objeto de deseo inmediato para la creciente legión de seguidores de la compañía, más allá del nicho de los diseñadores y editores de vídeo.

En cualquier caso, se podría profundizar mucho en la enumeración y forma en que se materializaron algunas de sus ideas pero es casi imposible cuantificar el impacto profundo y la influencia que todas ellos han tenido en la tecnología del siglo XXI tal y como la conocemos y la inexplicable magia que conseguía transmitir con tres palabras tan simples como “one more thing”.

Su filosofía emprendedora, luchadora, motivante y tremendamente optimista incluso ante las peores dificultades, tuvo uno de sus mejores reflejos en el inolvidable discurso que dejó para la historia en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford en 2005 y que tantas veces nos ha servido de inspiración en Retelur.

Hoy más que nunca, queremos recordar su “Stay hungry, stay foolish”:

“Your time is limited, so don’t waste it living someone else’s life.”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s